El Gobierno local ultima el proyecto de rehabilitación integral del graderío y los vestuarios del estadio Sánchez Cánovas tras encontrarlos en estado de ruina

El Ayuntamiento precinta una parte de la grada actual y dos de los cinco vestuarios debido al peligro de la estructura, que sufre aluminosis

Deporte Rehabilitacion integral graderío y vestuarios Estadio Municipal Sánchez Cánovas Foto1

El Gobierno local, a través de la Concejalía de Deporte y Salud, ultima el proyecto de rehabilitación integral de la grada y los vestuarios del estadio Sánchez Cánovas, en Molina de Segura. Se trata de una ejecución que se hace necesaria debido al mal estado que presenta la infraestructura, que sufre aluminosis, por lo que hay peligro de derrumbe. De hecho, los técnicos municipales, tras llevar a cabo un estudio de la infraestructura, acordaron el pasado mes de julio precintar una parte de la grada y dos de los cinco vestuarios con los que cuenta actualmente esta instalación.

El concejal de Deporte y Salud, Carlos Perelló, denuncia la situación. “Hace dos años, parte de los vestuarios empezaron a sufrir derrumbes por la aluminosis del hormigón. Fue entonces cuando se acometieron varias actuaciones. Se instaló un nuevo marcador y se asfaltó la zona de aparcamiento del estadio, pero no se contempló solución alguna para el problema del graderío y los vestuarios”, recuerda el edil. “En junio, tras acceder al Gobierno local, nos pusimos manos a la obra para estudiar la viabilidad del proyecto de reforma de las gradas y los vestuarios”, relata Perelló, quien recuerda que el importe superará el millón y medio de euros.

Por su parte, el alcalde de Molina de Segura, José Ángel Alfonso, anuncia que el proyecto se llevará a cabo en tres fases. La primera de ellas contempla la demolición de la grada y los vestuarios, por un importe de algo más de 200.000 euros. Durante la segunda parte se levantará la nueva estructura y se instalará parte de la grada, así como la puesta en marcha de ocho vestuarios (900.000 euros), mientras que en la tercera fase (600.000 euros) se llevará a cabo la construcción del resto del graderío. “En total, la inversión estimada será de 1,7 millones de euros y esta zona del Sánchez Cánovas contará con ocho espacios para cambiarse, cuatro para árbitros y otros cuatro para jugadores. De esta forma, pondremos solución a un problema que se viene arrastrando desde hace años”, señala el regidor.

En cuanto a las novedades, el graderío contará con unos 2.000 asientos, que estarán más separados para cumplir con la normativa en caso de que se tenga que llevar a cabo una evacuación. Además, habrá accesos y zonas destinadas a personas con movilidad reducida, así como un nuevo sistema de megafonía, zona de prensa y techado. El plazo de ejecución del proyecto, que arrancará el próximo año una vez que finalice la temporada de fútbol, será de doce meses desde que comiencen los trabajos.

Deja un comentario